Entrevistamos a Blue Jeans

Blue Jeans, seudónimo con el que el escritor español, Francisco de Paula Fernández González, firma sus obras. Sus lectores, mayoritariamente adolescentes, debido al género juvenil romántico al que refieren sus novelas, han podido disfrutar de estas desde 2009 hasta la actualidad.

Francisco comenzó a estudiar Derecho, aunque al poco tiempo descubrió que no era lo suyo. Entonces, se trasladó a Madrid para estudiar periodismo, en lo que se licenció y realizó un master en periodismo deportivo.

Pero su verdadera vocación era escribir, y así comenzó en su blog publicando por capítulos la que después sería su primera novela publicada, Canciones para Paula, en 2009 a cargo de la editorial Everest. Ese mismo año publicó también ¿Sabes que te quiero? y dos años después salió Cállame con un beso, obra con la que se cierra esta trilogía.

Más tarde, tras el éxito con la anterior trilogía, pasó a la Editorial Planeta, donde publicó entre 2012 y 2014 la trilogía El club de los incomprendidos, formada por ¡Buenos días, princesa!, No sonrías que me enamoro y ¿Puedo soñar contigo?. En diciembre del mismo año, en España, vio la luz la película basada en esta serie, y poco después llegó a América Latina.

En 2014 publicó Tengo un secreto. El diario de Meri, novela basada en el blog que escribe la intrigante incomprendida en la película El club de los incomprendidos.

En 2015 publicó Algo tan sencillo como tuitear te quiero.

Blue Jeans dedicaba y dedica mucho tiempo a sus redes sociales, de ahí que decidiera cambiar Paco Fernández, pues no era muy comercial, por este seudónimo inspirado en el título de una canción del grupo Sqeezer.

Cuéntanos, ¿Digeriste bien el éxito? ¿Cómo fue el paso de no ser conocido a estar en boca de todos los adolescentes de España?

R: Realmente, no pienso mucho en esto. El éxito para mí es poder dedicarme a lo que me gusta, haber encontrado el camino en la vida, algo que no es fácil. Además, aunque yo ponga la cara y tenga que ser el rostro visible de esta historia, los conocidos son los libros.

 

¿Por qué el salto de Derecho a Periodismo deportivo, y por último, a literatura juvenil romántica? ¿Por qué acabaste en eso?

R: La vida te va guiando por un camino u otro y es normal que se produzcan cambios, a veces, drásticos. No tenía muy claro lo de Derecho cuando lo elegí, pero en ese instante no había muchas más opciones. Sin embargo, una vez que empecé la carrera definitivamente me di cuenta de que no era lo mío. Necesitaba un cambio y gracias a mis padres pude ir a Madrid y comenzar Periodismo en una universidad privada. Creo que fue el paso más importante que he dado nunca. Pero cuando terminé la carrera no encontré trabajo. Disponía de mucho tiempo libre, así que decidí escribir una novela, más como un reto personal que como una opción de ganarme la vida. Me rechazaron todas las editoriales a las que presenté el manuscrito. En aquel momento tan bajo de moral, surgen las redes sociales, que sobre todo usaba la gente joven. Vi que era una buena oportunidad para que los chicos juzgaran si servía para escribir o no, por eso creé una historia que pudiera interesar a los adolescentes.

 

Hay una notoria diferencia entre escribir textos en fotolog, por ejemplo, que fue donde empezaste, a publicar una novela con todos los factores que ello conlleva, ¿Cómo llevaste este cambio? En un principio te costaría trabajar con soltura en las novelas, supongo.

R: Si te gusta escribir, te adaptas a todo. Cambia, pero no tanto. Con Canciones para Paula tenía que mantener enganchados a los lectores todos los días. Cada capítulo era vital y eso se nota en el libro. A partir del segundo, la historia tiene más altibajos, doy tiempo para que el lector respire, busco picos en la historia, crear sensaciones diferentes. Aunque lo que verdaderamente cambia es la presión. No es lo mismo escribir para ti, por Internet, sin que nadie sepa quién está detrás del ordenador, que tener a una editorial detrás y con unos lectores que te piden más y buscan información sobre ti. Afortunadamente, aprendí a moverme bien con esa presión, que me motiva.

 

 18 buenos días princesa

¿Te resultó sencillo ponerte en la piel de las adolescentes enamoradizas que protagonizan tus libros? ¿O te llevó un tiempo de observación?

R: Creo que todo requiere observación. Pero es más sencillo escribir novelas realistas (no me gusta llamarlas románticas porque trato otros temas también) que otro tipo de historias que requieren mucha más documentación. En realidad, lo que hago es transmitir sentimientos de personajes actuales y contar sensaciones por las que todos hemos pasado de una forma u otra.

 

 

Es un hecho la comparación entre tus novelas y las de Federico Moccia, ¿Qué te parece esto? ¿Realmente te inspiraste en algún personaje o algún rasgo de su obra?

R: Eso queda muy atrás. Cuando empecé con la historia de Paula, Moccia comenzaba a ser conocido en España. De hecho, leí Perdona si te llamo amor y me gustó, por eso decidí que ese libro apareciera de alguna forma en mi propia historia como homenaje. Realmente, el estilo de él y el mío tienen algunas semejanzas, por lo de los capítulos cortos, el uso del diálogo, el amor muy presente... pero somos muy distintos en general. Y con el tiempo, cada vez más diferentes. Aunque es un autor al que admiro y la comparación nunca me ha molestado. Al contrario, suponía un halago.

 

 

19 el club d elos incrompendidos

 

El club de los incomprendidos tuvo mucho éxito, en parte por su calidad y en parte por la película que se rodó a raíz de tu libro ¿Qué opinión tienes sobre ella? Para tu gusto, ¿Cambiaron muchas cosas?

R: Habíamos vendidos muchísimos libros antes de la película, aunque esta supuso revitalizar las novelas. A mí me gustó. Sí, cambiaron muchas cosas, pero yo ya estaba avisado. ¿Se podría haber hecho de otra forma? Por supuesto. Pero el trabajo de Atresmedia, de Bambú, de los actores... fue realmente bueno. La esencia se mantuvo y creo que eso era lo más importante.

 

 

Tu último libro cuenta la historia de unos jóvenes que vienen a Madrid para estudiar. Es exactamente lo que hiciste tú ¿Hay algo de personal en esta historia? ¿Alguna de las vivencias que cuentas es real?

R: El entorno sí que es parecido al que yo viví. Tiene anécdotas, homenajes, circunstancias, pequeños momentos basados en hechos reales. Pero la historia en sí es ficción.

 

Las redes sociales toman una parte muy importante en tu éxito, ya que te diste a conocer gracias a ir publicando diariamente en ellas e ir fidelizando lectores ¿Sigues igual de comprometido con las redes o te has centrado más en el mundo editorial?

R: Las redes sociales siguen siendo claves para mí. Personalmente llevo todas. Es decir, yo mismo respondo en Facebook, Instagram, Twitter, Youtube, Snapchat.... Evidentemente, es imposible responderle ya a todo el mundo, aunque leo absolutamente todo lo que me envían. Nací y crecí gracias a la gente que me apoyó en las redes sociales, ¿cómo podría dejarles de lado?

 

¿Y actualmente, las redes sociales te sirven de ayuda para cambiar o mejorar algún elemento gracias a las opiniones de tus lectores? ¿O para impregnarte en este mundo juvenil en el que basas tus libros?

R: Un poco de todo. Me sirven para "documentarme", pasa saber qué piensan los lectores de los libros o de los personajes, para pedir opinión o solicitar alguna clase de información... Además, en los momentos bajos, el apoyo de los lectores es fundamental para seguir adelante. Es bonito sentir el cariño de los seguidores cada día.

 

Hemos leído que solías escribir en el Starbucks de Callao ¿Sigues haciéndolo? Quizás ya sea imposible conseguir la concentración y tranquilidad que tenías antes.

R: Sigo escribiendo en Starbucks. Me sucede algo curioso que he adquirido con el tiempo:  soy capaz de concentrarme en un segundo. Puedo hacerme sesenta fotos un viernes o un sábado en Starbucks pero en el momento que me quedo solo, vuelvo a la historia como si no hubiera pasado nada.

 

Sabemos que eres muy tímido, ¿Cómo llevas la fama entre las chicas jóvenes? Para muchas te habrás convertido en su amor platónico.

R: No creo que eso sea así. Ellas se enamoran de los personajes, de las historias. Yo estoy en un segundo plano. Sigo siendo tímido pero procuro que se note menos.

 

¿Tienes miedo, cada vez que publicas una obra nueva, de no estar a la altura que esperan tus lectores? ¿O eres muy seguro de ti mismo?

R: Siempre hay nervios. No le puedes gustar a todo el mundo y la gente te va a dar su opinión sea buena o mala. También hay que adaptarse a esto. Lo importante es trabajar cada vez más, estar conforme con cada párrafo que escribes. Luego, dependerá del gusto de cada persona. Eso es incontrolable.

 

 

17 algo tan sencillo como darte un beso

Por último y como curiosidad para que tus fans se vayan haciendo a la idea, ¿Qué tienes pensado hacer en un futuro próximo?

R: Desde el primer día de esta aventura creo que he dado el paso adecuado. Aunque todo haya ido muy deprisa, hemos ido subiendo escalón a escalón. No me voy a precipitar. Estoy muy centrado en la nueva historia y me esperan muchas firmas este verano. Vamos a ver qué tal va Algo tan sencillo como darte un beso que sale el 28 de abril y luego, ya veremos.