Entrevista a Trinidad Grande / Entrevista realizada por Ana Noreiko

Nuestra entrevistada de hoy responde al nombre de Trinidad Grande desde que en 1963 naciera en Alemania. Hija de españoles radicados en aquel país y oriundos de Extremadura, regresaron definitivamente a España para afincarse definitivamente en Madrid con su hija. Por aquel entonces ella ya había cumplido 12 años y tenía las lógicas incertidumbres que causa la erradicación. Todo ese movimiento interior que se sumaba a los propios de su edad, la llevaron a escribir lo que daría en llamar “pensamientos sobre papel” y como tales, escondía en los cajones del mobiliario de su habitación. En los años 80 los dio a conocer a través de su cuento infantil “DER STROHMAN” (EL ESPANTAPÁJAROS), CON EL QUE OBTIENE EL PRIMER PREMIO DE LA Escuela Oficial de Idiomas de Madrid. En el año 2009 se radica definitivamente en Extremadura donde escribe una serie de 63 haikus envueltos en 63 prosas,  ilustrado por Mabel Torres y publicado en 2011. Al año siguiente y atraída por el género de microrrelatos, obtiene el primer premio en el Certamen Microrrelatos de Trujillo 2012 con su aporte titulado “VIERNES” Ha participado en programas radiales, presentado libros de otros escritores como Poemario Oxígeno de José Cercas Domínguez y Mis Días con Marcela de la extremeña María Carvajal. Veamos qué más nos puede decir esta encantadora escritora.

Entrevista

¿Cómo fueron sus primeros pasos en la literatura?
Mis primeros pasos en la literatura fueron como un juego; un profesor de la E.O.I. de Madrid donde yo estudiaba me retó a escribir un cuento en mi lengua materna para participar con él en un concurso de la escuela y yo lo acepté.
Fue esa la primera vez que mostraba algo escrito por mi, hasta entonces todo se quedaba en los cajones de mi habitación.
Estos pasos ¿coincidieron con el descubrimiento de su ser escritora?
No. Realmente ya lo había descubierto antes pero siempre pensé que ese ser permanecería siempre oculto a los demás.
¿Cuáles fueron sus primeras obras? ¿Qué sentimientos despertaron en usted?
Lo primero que escribí fue poesía y el sentimiento que me despertaba era siempre el mismo; gratitud y felicidad ante la posibilidad de vaciarme sobre un papel y lograr dejar fijado sobre él, como si de una fotografía se tratase, el sentimiento que hizo necesaria su escritura.
¿Cómo es como lectora? ¿Cuáles son sus lecturas favoritas?
Soy una lectora “de oído”, leo aquello que tras una ojeada me suena “vivo”, aquello que me recomiendan otros grandes lectores o lo que sé que toca leer en ese momento. Siempre me gustó leer poesía tanto de los poetas de siempre como de esos otros poetas que te trae el azar.
Las biografías y los cuentos son otras de mis lecturas favoritas.
Creo haber escuchado que además hace periodismo y que tiene vatios artículos sobre temas importantes…
Me gusta ayudar a divulgar las cosas que aprendo para que así también las conozcan otras personas y pueda serles de utilidad. Así, he escrito algún artículo sobre el Alzheimer con la idea de transmitir en la medida de lo posible la calma necesaria para convivir con esa terrible enfermedad.
También he participado en algún programa radiofónico con mis textos.
Otras colaboraciones como la difusión de la poesía y el intento de mejorar el mundo con la palabra son otras de las actividades en las que participo con gran alegría y confianza.
Si no se dedicara a escribir ¿a qué se dedicaría?
A cualquier cosa que me permita el contacto con la naturaleza y las personas a todo aquello que mantenga alimentada mi parte espiritual. La comunicación constante con el mundo es mi motor.
 ¿Ejerce alguna otra profesión paralela?
Si, y auxiliar sanitaria, ahora en la rama geriátrica y madre (jeje).
Ambas difíciles. Sobre todo la segunda que se aprende con la experiencia… ¿Cómo es su lugar para escribir?
Es mi dormitorio. Allí encuentro la luz, el silencio y la seguridad que necesito para desnudarme, para mi, escribir es eso.
¿Qué necesita para desarrollar su obra?
Sentir.
 ¿A qué tipo de lectores se dedica?
Nunca lo he pensado pero me gusta creer que el tipo de lector que se acerca a mis textos es alguien parecido a mi y que busca al leer, o mejor dicho, encuentra al leer, lo mismo que yo al escribir; tocar al ser, sea lo que sea el ser (Dios, espíritu, amor, luz).
¿Cuáles son sus géneros preferidos?
La poesía y el microrrelato.
¿Por qué?
Porque creo firmemente en la contundencia de la palabra y su exactitud. Tanto en la poesía como en el microrrelato, la brevedad es lo que dota al texto de fuerza y precisión.
¿Y el que menos cultiva? 
La novela.
¿Por qué?
Porque en un texto largo me siento “diluida”, fría, perdida, difusa.
¿Cuántas obras publicó?
En la actualidad tan solo he publicado un libro:”Breves instantes/ de infinito silencio/ trazan el alma” (Año 2011). Se trata de un libro de haikus y prosa.
 ¿Está satisfecha con los resultados?
Mucho. Con este libro pretendí decir que siempre se sobrevive y quienes lo leyeron lo entendieron así, ¿qué más se puede pedir?
 Las editoriales ¿contribuyen al éxito de una obra?
Creo que no aunque un buen lanzamiento y promoción hace que la obra llegue a más personas.Si se ayuda a un autor a difundir su obra, más posibilidades de éxito tendrá, pero el éxito dependerá de la obra.
¿Qué opina sobre el libro impreso vs. el libro digital?
Aunque el libro digital tiene una serie de ventajas sobre el de papel: espacio que ocupa en una maleta, comodidad para viajar, acceso a todos los libros, etc, en mi caso no lo utilizo. Necesito tocar el libro, el papel. Sentir el peso del libro en las manos hace que se vuelva algo real, vivo. Necesito sentir su presencia en el bolsillo, las estanterías, sobre la mesilla.
¿En este momento está trabajando en un nuevo proyecto?
Si.
¿Puede contarnos algo sobre él?
Ahora estoy corrigiendo una serie de microrrelatos con la idea de publicar de nuevo. Son relatos sin nada en común escritos a lo largo de un año.
 Sabemos también que ha recibido varios premios y menciones y no queremos perder la ocasión para que nos hable de ellos.
Si. He tenido la oportunidad de participar en varios concursos con la suerte de obtener en ellos el reconocimiento de jurado. Así, en los años 80, obtuve el primer premio en la E.O.I. de Madrid con mi cuento infantil "Der Strohman", (El espantapájaros), escrito directamente en alemán, mi lengua materna e idioma que estudiaba entonces.
Recientemente, en el Certamen de microrrelatos de Trujillo 2012 obtuve el primer premio con el microrrelato titulado "Viernes".
También han sido seleccionados varios de mis textos para ser publicados en alguna revista.
Pero el premio por excelencia, el que de verdad valoro es el premio de poder escribir, el de ser capaz de plasmar un sentimiento en papel y el de que al leerlo otro, sienta conmigo. Ese es el mayor premio al que puede aspirar una persona.
Tengo la sensación de querer preguntarle muchas cosas más. Sin embargo me gustaría dejarle la palabra para que exprese lo que desee. Eso que nunca surge en un reportaje y sin embargo le hubiese gustado decir.
Cada vez que un sentimiento- sea de la índole que sea- me desencadena la necesidad de escribir un poema, ante el papel en blanco pienso:
-Y si se pudiese escribir un poema en blanco, si no hiciese falta la palabra? Creo que siempre sucede eso cuando el sentimiento es tan intenso que por si solo parece capaz de mostrarse. Después tomo el lápiz y escribo las palabras y entonces entiendo que ese es el sentimiento...hecho trazo para todos.
Trinidad Grande, no tiene idea de lo amena que me ha resultado esta reunión con usted. Seguramente los lectores querrían saber más sobre sus pasos por la producción literaria. Esperemos que en breve tiempo tengamos noticias suyas. Muchas gracias por compartir su exquisita sensibilidad con nosotros en este encuentro.