Entrevista a Erika Ciprés realizada por Ana Noreiko

Esta joven sevillana, residió en Barcelona varios años hasta que finalmente decidió hacer de Granada su hogar,  radicándose definitivamente en esa maravillosa ciudad. Su formación académica se centró en la educación y animación infantil, tarea que alterna con su vocación de escribir. Con naturalidad, a muy temprana edad, comenzó a escribir cuentos y relatos manifestando su inapelable necesidad de incorporarse al mundo literario con sus creaciones. Es así como crea su tetralogía juvenil LA LLAMADA, cuyo primer tomo fuera  publicado en 2010, de contenido sobrenatural. Se encuentra preparando el segundo libro de la saga que se editará en breve bajo el título EL MAR DE SANGRE. 
El 27 de marzo, hace muy poquitos días, acaba de presentar su libro LA LEY DE LAS ENTRAÑAS dentro de la colección VIAJES DE FICCIÓN de CHIADO EDITORIAL. No les digo más. Veamos qué nos dice Erika Cipré.

Entrevista a Erika Ciprés

*Hábleme de su entorno familiar, su niñez, su adolescencia.
De niña me sentía sola. Yo fui la pequeña de dos hermanos, y extrañaba más niños a mi alrededor. Mi entorno familiar fue demasiado protector. Mis padres no me permitían salir a jugar a la calle, de modo que pasé mucho tiempo aislada. Durante la adolescencia atravesé una fase de inadaptación a mi entorno que me llevó a madurar de manera precoz y a reafirmarme en mis objetivos. 
*¿Cuál de sus dos vocaciones es la que predomina con más fuerza en su vida?
Mi necesidad de niños se ha ido aplacando de manera progresiva. Primero, al ejercer de educadora y, definitivamente, con los nacimientos de mi ahijada, y después, de mi hijo y mis sobrinos. Sin embargo la escritura me sigue reclamando con el mismo ímpetu del primer día.
*¿Cómo equilibra ambas exigencias?
De la única manera posible. Escribo cuando mi hijo está en la escuela y cuando se va a dormir. Pero varias veces a la semana, leemos o inventamos juntos cuentos, rimas e historias.
*¿Cómo fueron sus primeros pasos en la literatura?
Me recuerdo de pequeña, escribiendo cuentos que posterioremente ilustraba. Mi hermano me ayudaba a doblar los folios y a graparlos para encuadernarlos. Llegué a tener una colección muy variada.
*Estos pasos ¿coincidieron con el descubrimiento de su ser escritor?
Aquello fue un juego de niña. Algunos años más adelante, perfeccioné el gusto por escribir y dibujar. Se inició, así, una época de gran inventiva. Pero lo único que tuvo de relevante fue que pude afianzar mi creatividad. Durante la adolescencia sí escribí muchos poemas y breves historias. Empuñé la pluma casi a diario, hasta descubrir que aquello formaba parte de mí.
*¿Cuáles fueron sus primeras obras? ¿Qué sentimientos despertaron en usted?
Lo más antiguo que conservo son relatos. Una vez que tomé conciencia de mi necesidad de escribir, y de mi satisfacción por hacerlo, me centré en ellos. Serán, a lo sumo, una docena, pero todos me traen buenos recuerdos. Me sentí grande escribiéndolos. Como si pudiese anticiparme a que un día me hallaría cómoda en el rol de escritora, pese a que nunca pensé en dedicarme a la escritura como profesión.
*¿Era buena lectora? ¿Cuáles eran sus lecturas favoritas? 
Leía a menudo, pero sin llegar a ser una devoradora de libros. De jovencita me gustaban la fantasía épica, las aventuras, el misterio y el terror. Después fui descubriendo la ciencia-ficción.
*¿Qué autores han tenido más influencias sobre usted ¿Por qué?
Creo que no he tenido predilección por autores algunos. Y por ese motivo, no sabría encontrarme influencias. El único autor del que he leído más de tres libros es José Carlos Somoza. Le descubrí ya de adulta me encandiló… Empecé con “Clara y la penumbra”, le siguieron “La dama número trece”, “Silencio de Blanca”, “Zig-zag” y “La llave del abismo”. No podría hablar de influencia, porque él es un maestro de la ambientación, que salta con comodidad del terror a la ciencia-ficción. Yo no soy tan completa. Pero el trasfondo erótico que impregna cada uno de sus libros… Ahí sí me reconozco. Digamos que descubrir un referente a la hora de precisar el tipo de literatura que hago me ayudó a sentirme más cómoda.
*Si no se dedicara a escribir ¿a qué se dedicaría?
Estudié Educación Infantil, y ejercí a tiempo completo como educadora hasta que tuve a mi hijo. Precisamente en los primeros meses de vida del bebé se puso de manifiesto la Necesidad, con mayúscula, de escribir.
*¿Ejerce alguna otra profesión paralela?
De manera intermitente alterno el ejercicio de la animación infantil con la escritura.
*¿Cómo es su lugar para escribir?
En los últimos tiempos, he terminado moviendo el portátil de un rincón a otro, e invadiendo el salón con libros y papeles. Tengo que recuperar mi estudio, con mi mesa, mi espacio amplio para colocar, archivar y extender a placer. Y sobre todo, debo acostumbrarme de nuevo a tener el ordenador siempre listo en el mismo lugar. Soy algo desordenada, que no desorganizada.
*¿Qué necesita para desarrollar su obra?
Cierto sosiego y saberme a solas conmigo misma, pues me abstraigo con gran facilidad dentro de mi propio mundo. Aparte de estos requisitos elementales, la producción no funciona durante las épocas en que no leo y no salgo. Necesito estar en contacto con todo lo que me rodea, para alimentar la sensibilidad y mantenerme atenta.
*¿A qué tipo de lectores se dedica?
Lo cierto es que nunca he pensado en un tipo de lector potencial. Escribo lo que me me apetece.
*¿Cuál es el género que más le atrae cultivar?
Soy una escritora de ficción.  Dentro de esa categoría, lo que surja.   
*¿Por qué?
Tengo un punto provocador que brota con naturalidad al cobijarme en lo que se presupone irreal; en lo que se escapa por los márgenes de lo que encontramos en lo cotidiano. No me motiva explicar la vida tal cual es.
*¿Y el que menos cultiva? 
El género romántico.
*¿Por qué?
Ni siquiera he hecho el intento. Me siento incapaz.
*¿Cuántas obras publicó?
Dos. Hace tres años, publiqué una novela juvenil titulada “La llamada. El bosque de Amanecida”. Se trata del primer volumen de lo que pretende ser una tetralogía de corte sobrenatural. A primeros de abril sale a la venta en España mi segundo libro, “La ley de las entrañas”. Lo publica Chiado editorial dentro de la colección Viajes en la Ficción.
*¿Está satisfecha con los resultados?
Bastante. Aunque la primera obra está pendiente de una corrección exhaustiva de cara a la reedición, precisamente debido al tiempo transcurrido desde que fue editada.
*Las editoriales ¿contribuyen al éxito de una obra?
Las grandes editoriales ofrecen una campaña de marketing y algunas estrategias, como la de comparar un libro con otros de temática similar o con autores que presentan puntos en común. Suele ser una jugada muy útil a la hora de hacer atractivo un título y de captar a los lectores que poseen referencias sobre libros conocidos con cierto éxito de ventas. En realidad se trata de explotar los productos ya conocidos que funcionan.
En mi caso, me he acogido a dos editoriales muy diferentes -una opera online y la otra es internacional pero poco conocida- y no emplean estas tácticas. Cada cual se acoge a su propio protocolo de promoción. Aunque ofrecen herramientas destinadas a facilitar el boca a boca, como páginas de opinión para los lectores, o muros donde anunciar la bitácora, los eventos, los álbumes de fotos y demás, me dejan mucha libertad para mover el libro a mi manera.
*¿Qué opina sobre el libro impreso vs. el libro digital?
Me considero una fetichista del libro impreso. Comprendo la necesidad del formato digital, así como las ventajas que presenta, pero personalmente, todavía no he dado el salto al ebook. Mi primer libro quise que estuviese disponible en ambos formatos, para tener la experiencia directa de la demanda. Y lo cierto es que, a pesar del ventajoso precio del libro digital, y del considerable grosor del tomo impreso, mis lectores en papel fueron mayoría.
*¿En este momento está trabajando en un nuevo proyecto?
Durante los meses previos al lanzamiento y la presentación de “La ley de las entrañas”, me ha sido imposible compaginar la promoción con la escritura. Pero tengo varios proyectos entre manos. Por una parte, la corrección de “La llamada. El mar de Sangre”, ya concluido, y el inicio de “La llamada. La vida de Noche”, segundo y tercer volumen, respectivamente de la saga juvenil. Y por otra, tengo un guion básico y unos personajes bastante perfilados para una novela de ciencia-ficción.  
*¿Puede contarnos algo sobre él?
Centrándonos en la saga La llamada, el primer libro contaba cómo dos jóvenes de diferente procedencia se conocen y descubren ciertas habilidades en sí mismos y con respecto a los demás. Narrado en primera persona, era la protagonista femenina quien hablaba, con un estilo sencillo, directo y un tanto macarra. En cuanto a “El mar de Sangre”, puedo anticipar que cambia el narrador, el lugar de ubicación y los personajes secundarios .
*Tengo la sensación de querer preguntarle muchas cosas más. Sin embargo me gustaría dejarle la palabra para que exprese lo que desee. Eso que nunca surge en un reportaje y sin embargo le hubiese gustado decir.
Mucho se habla de la idoneidad o la conveniencia en el uso de las etiquetas. Entiendo que sea fácil a la hora de hablar de una obra establecer unas pautas. Ante la consabida pregunta “¿qué tipo de libro has escrito?”, suelo responder que se trata de una novela adulta contemporánea. Son dos términos imprecisos que, evidentemente, centran la atención, pero no resuelven la duda. Si tengo que adentrarme más en la respuesta, prefiero hablar del contenido de la novela. Puede ser práctico mencionar los géneros que definen la escritura de un libro; no obstante, encasillar a un autor según un género, vincularlo a una sola obra y delimitarlo a lo más sonoro o lo más comercial de su producción es algo antinatural para la creatividad. 
*Erika Cipré una joven llena de ideas y con un norte definido: Escribir. Gracias por esta cálida entrevista.