Entrevista a Eloy López realizada por Ana Noreiko

Hoy nos encontramos con todo un personaje. Su imagen lo dice todo: nos habla de su satisfacción con la vida. Esto debe ser seguramente por la influencia que debió ejercer en él, el haber nacido hace apenas 26 años en Maracaibo, bellísima ciudad de leyendas u no de los principales puertos de Venezuela.
A muy temprana edad se definió su vocación de escritor. De profesión ¿sociólogo o novelista? Ambas cosas a las que debemos agregar su profundo amor a la lectura. Fue miembro activo de la CASA DE LA POESÍA DEL ESTADO ZULIA, en la que se integró a la pléyade de destacados escritores de la región. Eloy López ya es considerado uno de los más precoces y prometedores escritores en lengua hispana de la década.
Trabajador incansable de su obra, se dedica a brindar a sus lectores lo mejor de sí mismo en cada libro que escribe. Mejor veamos lo que nos dice. 

 

*Háblenos un poquito de usted para que los lectores lo conozcan.

Mi nombre es Eloy López, vivo en Maracaibo, una gran ciudad de Venezuela, y soy un soñador de toda la vida. Siempre he sido de los que, una vez que se han propuesto algo, no están en paz hasta conseguirlo. Ese arrojo, y el hecho de que desde que nací he tenido una imaginación súper fértil y me he preocupado por conocer nuestro idioma, me llevaron a convertirme, a muy temprana edad, impulsado por algunas influencias literarias decisivas, en un escritor.

 

* ¿Cómo fueron sus primeros pasos en la literatura?

 

Recuerdo que mis primeras influencias más importantes y significativas respecto a contar historias fueron las películas de Disney (sobre todo las que se estrenaron en mi época, los 90’s, como Aladdín, El Rey León, El Jorobado de Notre Dame, etc.). El primer libro que me decidí a leer completo fue “Siddhartha” de Hermann Hesse, pero fue muy poco lo que entendí de él, puesto que solo tenía once años, y la temática que se maneja en esa obra es de una naturaleza demasiado profunda para un niño de esa edad. Aun así, lo leí de principio a fin. No obstante, ya desde los ocho años escribía los libretos de mis propias películas, que yo mismo desde muy niño creaba, procurando que fueran siempre inspiradas en ideas originales, aunque muy influenciadas por aquello que me gustaba. No fue sino hasta los diez años, cuando gané el primer lugar en un concurso de cuentos infantiles de navidad organizado por el Instituto de Previsión Social Para Profesores de la Universidad del Zulia, y a los doce, cuando leí por primera vez “El Principito” (mi libro favorito y una de mis influencias decisivas), cuando comprendí que definitivamente la literatura tendría un papel central en mi vida.

 

Estos pasos ¿coincidieron con el descubrimiento de su ser escritor?

 

Lo interesante de esta pregunta es que me hace recapitular que, aun habiendo descubierto que escribir se me daba bien y que era definitivamente un don con el que había nacido, no sólo por mi facilidad para utilizar el lenguaje escrito sino también por mi muy fértil imaginación, no fue sino hasta que cumplí los quince años cuando por fin asumí la escritura como un oficio de vida, y comprendí que a partir de ese momento debía empezarme a preparar en todos los sentidos para el gran reto de ser un escritor “de verdad”. La obra que definitivamente terminó de impulsar esa decisión y representó la estocada final para que yo tomara ese camino fue la saga Harry Potter. Esos siete libros cambiaron el rumbo de mi vida de muchas maneras.

 

*- ¿Cuáles fueron sus primeras obras? ¿Qué sentimientos despertaron en usted?

 

Mi primer libro, el cual publiqué a la edad de 17 y se encuentra actualmente disponible en Amazon, se titula “Cuando Morir no es un Problema”, y es un libro de cuentos con estructura de novela. Por aquélla época sentía que tenía muchas cosas que decir al respecto, aun siendo tan joven, porque aunque lo publiqué a los 17, lo escribí a los 16, y creo que lo conseguí en ese grupo de relatos representativos. Es un libro multifacético que yo siempre identifico como mi “carta de presentación” como autor, porque aunque es corto, es una demostración a grandes rasgos de lo que es mi literatura.

 

* ¿Era buen lector? ¿Cuáles eran sus lecturas favoritas?

 

Modestia aparte, siempre me he considerado buen lector, aunque al principio fui partidario de la conocida idea de que, si un libro no te motiva, es mejor dejarlo a un lado que forzarte a leerlo. Actualmente, sin embargo, he cambiado totalmente esa perspectiva de las cosas, desde que comprendí que no es uno como lector quien tiene que exigirle al autor que escriba como uno quiera y como uno lo entienda, sino que es el lector quien está en el deber de exigirse a sí mismo la suficiente amplitud de visión y conocimiento del lenguaje para entender lo más plenamente posible aquello que el autor quiso plasmar. De no ser así, nunca habría leído por ejemplo “El Nombre de la Rosa” de Humberto Eco, “Rayuela” de Julio Cortázar, ni los habría disfrutado de la misma forma, y difícilmente habría vuelto a acudir a las obras de Hermann Hesse, que tanto me agradan.

 

* ¿Qué autores han tenido más influencias sobre usted ¿Por qué?

 

Aunque todos los que he leído lo han hecho de una u otra forma, en mayor o en menor grado, podría elaborar una pequeña lista de los más notables; de aquellos cuya huella como narradores quedó plasmada en mí desde muy temprano y es incluso reconocible en cierta forma en algunos de mis escritos, no sólo por lo mucho que disfruté leyéndolos, sino también porque pude reconocer en ellos algunas características como narradores que despertaron mi admiración y simpatía:

*.- JK Rowling

*.- Antoine de Saint Exupèry

*.- Gabriel García Márquez

*.- Dan Brown

*.- Agatha Christie

 

* Si no se dedicara a escribir ¿a qué se dedicaría?

 

La verdad me gusta mucho el comercio, y la carrera universitaria que cursé no está directamente relacionada con el mundo literario. Por lo tanto, es difícil saberlo. He pasado tanto tiempo cultivando mis palabras que no he tenido oportunidad de pensar en otras posibles ocupaciones que no tengan que ver con la escritura. Aunque me encanta la tecnología y las computadoras. Tal vez, si las letras no se me dieran bien, les habría dedicado toda mi atención.

 

* ¿Ejerce alguna otra profesión paralela?

 

Soy Sociólogo, egresado de la Universidad del Zulia, y la verdad es una carrera maravillosa, que te permite desarrollar una visión muy amplia y sustanciosa del mundo y la realidad. Actualmente presto mis servicios a una compañía internacional de marketing digital.

 

* ¿Cómo es su lugar para escribir?

 

Mi lugar ideal para escribir tiene que ser silencioso; y lo más pacífico y solitario posible. Habrá momentos en los que yo mismo decida si colocar un poco de música para amenizar el trabajo (casi siempre soundtracks de películas), pero eso dependerá directamente de lo concentrado y dispuesto que me encuentre, de mi disposición mental y de lo que esté escribiendo justo en ese momento.

 

* ¿Qué necesita para desarrollar su obra?

 

El primer recurso indispensable: Tiempo. Tanto como la obra lo requiera en su proceso de escritura y edición, hasta que alcance su punto de madurez indicado. Por lo demás… Aunque al principio me bastaba con un papel y un lápiz, no tardé en escribir exclusivamente en computadoras, sobre todo porque me facilita tremendamente el trabajo de edición.

 

* ¿A qué tipo de lectores se dedica?

 

Sé muy bien que cuando uno escribe, tiene que tener necesariamente al menos una noción de qué tipo de lectores son los que podrían interesarse en su obra. No obstante, a mí personalmente, cada vez que me hacen esa pregunta, no deja de parecerme un asunto más de mercadotecnia que otra cosa; y mercadotecnia y arte son dos cosas que pueden mezclarse solo hasta cierto punto. Por eso, mi respuesta de ahora en adelante será esta: Escribo para todo aquél que me quiera leer, sin distinción de edades ni preferencias. Al fin y al cabo, gracias a mi primer libro, por ejemplo, me he logrado conectar con gente mucho mayor que yo, mientras que otros mucho más jóvenes no lo han podido disfrutar de la misma manera. Es para mí un asunto más de gustos de cada quien, ya que de ninguna manera permito que mis creaciones estén sujetas a asuntos de marketing. Escribir lo que la gente quiere leer o lo que más se esté vendiendo en el momento creo que es algo que nunca tendrá lugar entre mis directrices.

 

* ¿Cuál es el género que más le atrae cultivar? ¿Por qué?

 

La novela, sin duda. Siempre me consideré un narrador, aunque admito que la poesía siempre me ha parecido absolutamente cautivadora. La novela, sin embargo, me permite explayarme mucho en una idea y establecer secuencias extensas en las que puedo exteriorizar todo eso que mi imaginación produce.

 

*¿Y el que menos cultiva? ¿Por qué?

 

Tal vez el cuento corto o el microrelato ha sido de lo que menos he escrito en esta vida. Sobre todo porque a veces me cuesta decir mucho en pocas palabras. Hay cuentos cortos que, por sucintos y concretos, son verdaderamente admirables.

 

*Cuéntenos, si es posible, algo sobre sus personajes.

 

Mis personajes son de muy diversas naturalezas y personalidades, muchos de ellos muy elaborados y complejos, y otros a los que solo basta describirlos en pocos términos para reconocerlos muy fácilmente. Algunos de ellos están inspirados en personas que he conocido en la vida real, otros en arquetipos comunes y otros, como Kelly Dallton, han nacido casi totalmente de mi imaginación.

 

* ¿Cuántas obras tiene publicadas?

 

Actualmente tengo dos libros publicados: “Cuando Morir no es un Problema” y “Kelly Dallton y la sustancia del sol”, ambos disponibles en Amazon.

 

 

*¿Está satisfecha/o con los resultados?

 

Mi satisfacción viene eminentemente de haber podido compartir mis textos con mucha gente; sobre todo en estos tiempos, en que el internet ofrece tantas posibilidades para ello. Me motiva y me llena mucho saber que otros han podido disfrutar de lo que alguna vez salió de mi mente y mis manos. Si lo hiciera únicamente por fama o por dinero, habría abandonado el ejercicio desde hace mucho tiempo.

 

* Las editoriales ¿contribuyen al éxito de una obra?

 

Eso es algo que hoy por hoy está sufriendo cambios radicales. Las formas en que un libro se difunde, promociona y gana la atención y apoyo del público se están transformando a una velocidad cada vez más creciente. El monopolio de las grandes editoriales, quienes por años decidieron qué cosas merecían ser publicadas y las que no; las que determinaban lo que estaría al alcance de las masas y lo que no, se está erosionando de forma cada vez más acelerada conforme la tecnología avanza y los medios se expanden. Amazon, por ejemplo, con la introducción en el mercado de sus dispositivos Kindle, gracias a los cuales cualquier autor puede ofrecer al mundo sus obras y comercializarlas, y donde está disponible desde el título más popular hasta el menos conocido, ha contribuido de forma capital en estos procesos.

 

* ¿Qué opina sobre del libro impreso y .del libro digital?

 

A mí personalmente me gusta mucho más un libro físico. Es casi como tener un ser vivo en las manos. El olor, la textura, los colores, y las posibilidades que los materiales en los que está elaborado ofrecen a los diseñadores para hacerlo más atractivo y agradable, hacen que definitivamente el libro físico siga siendo un instrumento técnico y artístico muy por encima de un archivo digital hecho para leerse en una pantalla. Sin embargo, la gente ha descubierto que los libros digitales ocupan mucho menos espacio físico, son casi siempre más económicos, más ecológicos y se consiguen al alcance de un click. Estas son muchas ventajas que juegan duramente en contra del libro impreso, y que poco a poco están disminuyendo cada vez más su demanda y producción. Además, los autores profesionales noveles se han percatado de que, a menos que la editorial que los publica invierta millones en campañas publicitarias y ponga en marcha estrategias bien elaboradas de marketing, al final son ellos mismos quienes tienen la mayor responsabilidad de dar a conocer su trabajo, por lo que terminan recurriendo a la autopromoción justo como los autores indie, lo que convierte el negocio editorial de hoy en algo mucho más rentable si se hace de forma independiente y autogestionando las formas en las cuales se puede llamar la atención del público y vender un libro.

 

* ¿En este momento está trabajando en un nuevo proyecto?

 

Pronto habrá un tercer libro de mi autoría, también en la plataforma Amazon, el cual ya está escrito, sólo aguardando por la portada: “Kelly Dallton OPERACIÓN: Andrómeda”.

 

*¿Puede contarnos algo sobre él?

 

Como ya muchos saben, esta será la continuación de mi saga Kelly Dallton; la segunda parte de ese proyecto que es mi “santo grial”; la pentalogía que he venido escribiendo desde mucho tiempo atrás, así que lo más probable es que los próximos tres libros que escriba a continuación sean los siguientes de esa serie.

 

Tengo la sensación de querer preguntarle muchas cosas más. Sin embargo me gustaría dejarle la palabra para que exprese lo que desee. Eso que nunca surge en un reportaje y sin embargo le hubiese gustado decir.

 

Ante todo, quiero expresar mi agradecimiento por esta entrevista, la cual es una forma de difundir lo que he estado haciendo en la última década y por lo tanto significa una forma importante de apoyo. Lo único que añadiría es una invitación a los lectores a unirse a la página de mi saga en Facebook, donde con frecuencia mantengo actualizados a mis seguidores y los informo sobre cualquier novedad:

https://es-es.facebook.com/pages/Kelly-Dallton-Saga/643746929013236

 

Con el deseo de que avances en tus logros, te dejamos en manos de tus lectores.

 

Ana Noreiko.