Luis Artigue

Luis Artigue (León, 1974) es licenciado en filología hispánica –amplió estudios en la Universidad de Toronto gracias a la beca J&B-, funcionario en el ámbito de la gestión cultural, y escribe asimismo para Diario de León.

   Ha publicado la novela EL VIAJERO SE HA IDO, COMO ES LÓGICO (2002) en la cual redibujó el mundo de la bohemia femenina del París de los años 20.  Sus poemarios iniciales ya agotados han sido reeditados en el volumen EMPEZAR POR NÚMERO TRES. POESÍA 1995-2005, al que se suman LOS LUGARES INTACTOS (2009) y LA NOCHE DEL ECLIPSE TÚ (2011).

   Su segunda novela LAS PERLAS DEL LOCO VENTURA (2006) está concebida como una narración discontinua sobre un  contador de parábolas posmoderno.

   La última entrega novelística que ha dado a imprenta, una historia sobre el donjuanismo femenino en el México de los pintores muralistas, se titula LA MUJER DE NADIE (2008).

   Igualmente en su faceta poética ha publicado un libro sobre las prescindibles lecciones que enseña el coma profundo titulado Por si acaso la vida (1997). Otro generacional de tono desencantado, Tu aroma en la licorería (Premio Villa de Leganés, 2000). Ahonda en Safo como mito cultural personal en El hombre de cristal y otros poemas (Premio Esquío 2003). Y su poemario escrito bajo el influjo de la pureza pecaminosa de la música Tres, dos, uno… jazz resultó premiado por la Fundación Jorge Guillén, y con posterioridad obtuvo el Premio Ojo Crítico de RNE: esos textos ya agotados han sido reunidos en el volumen Empezar por el número tres. Poesía 1995-2005.

   En 2008 la Ed. Pretextos editó Los lugares intactos (Premio Arcipreste de Hita) y en 2010 la Ed. Visor La noche del eclipse tú (Premio Fray Luis de León).

¿Cómo ve el panorama literario actual?

Contesto a las preguntas de esta entrevista en el bar Los Macabrones sito en la Plaza del Grano de León, y no sé si la tristeza se resume o se condensa en la imagen que estoy viendo de una mujer fea que bebe demasiado y demasiado sola... Desde la misma perspectiva alejada pero muy cercana, muy llena de empatía, y de piedad, y de reconocimiento, y de agradecimiento, y acaso de compasión desde la cual miro a esta mujer hasta advertir en ella una metáfora, veo el panorama literario actual. No lo juzgo; lo vivo. Luces y sombras. Aprendo

 

¿Se le ocurre alguna propuesta para fomentar la lectura entre los más jóvenes?

Mayor presencia del escritor en el aula, que es donde todo empieza.

 

¿Qué recomendación le daría a los futuros escritores?

Que no dejaran su otro trabajo, que se solucionaran la vida antes que el arte, que no descuidaran el esfuerzo y la capacidad de sacrificio, y que eligieran una posición excéntrica desde la que mirar un tiempo el mundo durante su  etapa formativa inicial: por ejemplo recomiendo a quien quiera ser escritor que sea antes camarero.

 

¿Cuándo decidió dedicarse a escribir?

Aún lo decido cada día pues para mí es una vocación y una profesión tan apasionante como repleta de obstáculos.

 

¿Cuál es su libro favorito?

Uno de ellos: El bosque de la noche, de Djuna Barnes, una novela lírica que es un constante y conmovedor transitar por las costuras del lenguaje hasta agrandar las fronteras de la comunicación posible. Describe un amor lacerante e inolvidable entre dos mujeres en el París de los locos años 20. Está repleta de frases con vocación de cita literaria en cada página: algo no fácil de entender pro imposible de olvidar.

 

¿Recuerda cuál fue el primer libro que leyó?

Uno de Salgari, no recuerdo ahora el título porque los confundo, me parecen en este momento todas sus novelas iguales pero empecé a viajar sin salir de casa leyéndolas.

 

¿Quién es su escritor favorito?

Entre otros Hölderlin y Safo.

 

¿Qué libro está deseando leer?

Guerra y Paz. Ya toca.

 

¿Con qué tres escritores le gustaría o le hubiese gustado tener una conversación literaria?

Rimbaud, Safo y Diostoievski… ¡Qué vidas!

 

¿Podría desvelarnos alguno de sus próximos proyectos?

Ultimo una novela sobre la vida diurna de las trotamundos de alterne que creo que se va a titular CLUB LA SORBONA.

 

Si le pidiera que nos citase algún Premio Nobel  de Literatura, ¿a quién nombraría?

Vicente Aleixandre, injustamente poco citado.

 

Ya sabe que la búsqueda de la inspiración es una actividad común entre los escritores, ¿es este su caso?

Hace tiempo pensaba que la inspiración, de existir, era un llenarse de uno mismo. Ahora, más que como una iluminación súbita, la entiendo como un explosión del yo , como un salirse de uno mismo al modo de los locos de los que hablaba Erasmo de Rótterdam para atrapar hallazgos no para uno mismo sino para los otros; algo así com salir de ti para ofrecer. En oposición a la recomendación evangélica de “no deis los  santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos”, lo escribió Borges: “da lo santo a los perros, da perlas a los cerdos, lo que importa es dar”.

 

Nombre tres libros que se llevaría a una isla desierta.

El Mahabharata en la versión de Carriere, la poesía completa de Salvatore Quasimodo, y Recuento de invenciones de Antonio Pereira.

 

¿Qué opina de la digitalización literaria que se está llevando a cabo durante los últimos años?

Es imparable, y no va a afecta al espíritu del lirismo, de la imaginación, de la inteligencia, el pensamiento y la narratividad, en mi opinión.

 

¿Cuál es su personaje literario favorito?

El doctor Mathew O´connor de El bosque de la noche. Es el hombre amigo de las mujeres que sabe escucharlas y que, en los malos momentos de ellas, las habla a borbotones para hacerlas olvidar sus pensamientos tóxicos –pienso a veces que hay un planteamiento crítico contra la vida breve en el hablar sin pausa de este personaje.

 

¿Y el de su niñez?

Tintín: inocencia, ingenio y aventuras.

 

¿Tiene alguna manía a la hora de escribir?

Innumerables. Escribo con música, generalmente jazz. La poesía a mano y la novela a máquina como si fueran dos tipos distintos de ropa que lavar.

 

¿Qué libro está leyendo actualmente?

Una maravillosamente loca novela pulp de Hernán Migota titulada “Una, grande y zombi”: es uno de esos libros cuya desvergüenza es revulsiva y te hacen ver que la literatura, como una forma de comunicación diferida, existe también para tratar de remediarnos la imposibilidad en la que nos constriñe la realidad de las cosas tal como son.

 

¿Tiene alguna página o blog personal?

Web oficial de escritor: www.luisartigue.es

Blog de lecturas: www.luisartigue.com