Entrevistamos a Félix Jacinto Alonso Holguín

Félix Jacinto Alonso Holguín (Cigales, Valladolid), 1970) ingresó como Guardia Civil en 1990, prestando servicio con tal función y del Estado Mayor del Ejército de Tierra. Ha realizado estudios de Sociología Criminal y Derecho y Criminología en la Escuela de Criminología de Cataluña y en la UNED, respectivamente. Asimismo, tiene completados cursos de Investigación y Protección, fotografía e informática. Fue víctima del atentado terrorista provocado por el grupo yihadista el 11 de marzo de 2004 en los trenes de RENFE. En 2014 publicó su primera novela, Alfil blanco, peón negro y Senda de lealtad el pasado año, ambas novelas de temática policíaca.

1. ¿Por qué decidió escribir estas novelas?

Un amigo y psicólogo de la Guardia Civil, Capitán Santiago García Estebaranz, me aconsejó la escritura como terapia. Al principio era muy difícil enfrentarse a un folio en blanco. Sin embargo, comencé a simular una conversación con alguien a quien contaba una historia de varios personajes, todo ello simulado e inventado... bueno, no, los escenarios son todos muy reales.

2. ¿Cuándo comenzó a escribir? ¿Qué sintió al ver que tenía un público interesado en sus relatos y sus artículos?

Escribir para contar historias... irreales poco tiempo. Redactar para contar cosas... bastante tiempo. Comencé escribiendo para mí; luego para mi esposa y después un amigo se propuso para leer mis escritos. Éste me animó a lanzar al público, vía web primero, en libro editado después, las aventuras que imaginaba. Luego decidí alargar las historias y de ahí nacieron las novelas.

3. ¿Se siente identificado con alguno de los personajes que aparecen en su última novela? ¿Y en la primera?

Hay tres o cuatro personajes que me gustaría ser o soy en realidad y otros tantos que no. Reflejan amigos reales en todos los casos. Intento describir su día a día con la admiración que me produce su trabajo. Guardias Civiles y Policías Nacionales hacen una función extraordinaria para la sociedad. Pero ellos también tienen vida privada, familia y un corazón que, muchas veces, lleva a hacer funciones más allá de la exigencia de su trabajo.

La primera es un relato muy interior. El principal personaje libra varias luchas en su interior, mientras ha de cumplir con sus promesas.

4. ¿Qué le inspira a la hora de componer sus textos? ¿A qué autor (o autores) toma de referencia para escribir?

Los sucesos diarios son la base de mis historias. Trato de juntar varias de ellas, unir dos tramas o más situaciones ilícitas e imaginar una solución legal a ellas. Me gusta también imaginar cómo resolver una situación por dos vías... o más.

Los autores que admiro son: George Orwell, Ken Follet, Giovanni Guareschi, Tom Clancy, Manuel Cerdán, Arturo Pérez-Reverte, Matilde Asensi y Gabriel Monte Vado, en cuanto a los contemporáneos, más o menos. Miguel de Cervantes y Quevedo son las dos figuras máximas de mi admiración.

5. ¿Ha pensado en escribir alguna novela que no sea de temática policíaca?

Sí, claro. Estoy haciendo un relato para niños con la ayuda inestimable de mi hijo de 10 años. Todas las noches invento un cuento cuando se va a la cama; de esas noches, algún día saldrá algo para todos...

6. ¿Hay algún relato que no haya publicado en su blog o en otras plataformas por la posibilidad de que no sea aceptado por su público o por la crítica?

Sí, hay cosas que no se pueden airear.

7. ¿Alguna vez se ha planteado escribir una historia que tenga relación con los atentados del 11-M?

Es un proyecto que siempre he tenido en mente. Aunque podría significar un enorme esfuerzo personal y no sé si podré hacerlo realidad.

8. ¿Por qué Senda de lealtad? ¿Qué significa para usted a la hora de componer novelas de esta temática?

La palabra "lealtad" va más allá de una persona. Mi concepto de "lealtad", como Guardia Civil y ser humano, está por encima de mí mismo. Es la cualidad más elevada de una persona, sobre la al gira todo su ser. El camino de la vida es una continua sucesión de encrucijadas donde elegir. Esta historia trata de varias formas de entender el término "lealtad" en ámbitos como Guardia Civil, Policía Nacional y Ejército.

9. Tras retirarse de la Guardia Civil, ¿considera dedicarse profesionalmente a la escritura, o simplemente escribe como hobby?

La escritura es una liberación interior de sentimientos y sueños. Reflejar una composición de buenos y malos resulta tan normal como la vida misma. Los hechos y situaciones son tan reales que podrían ser verdad, si no fuera ficción pura y dura.

10. ¿Tiene pensada la trama de un posible tercer libro? ¿Seguirá el argumento de alguno de los anteriores o será igualmente un volumen independiente de los otros?

El tercero ya está siendo revisado. He contactado con una persona bastante especial para que, si gusta el mismo, redacte un prólogo. "Senda de Lealtad" tuve el honor de contar con Manuel Cerdán; él mismo me pidió leer esa historia y, si y sólo si gustaba, haría el prólogo. Me dijo: "Debería ser un relato obligatorio en muchas escuelas de investigación". Creo que exageró un poco, pero muy poco.

11. ¿Cuál es el libro que no puede faltar en su librería y que ha leído cientos de veces, y que le sirve como base de su creación?

El humor de Guareschi, las tramas de Clancy, el relato sencillo de Pérez Reverte y Asensi, junto con dosis de Gabriel Monte Vado, conforman el espejo donde tomar consciencia: Don Camilo, Juego de Patriotas, Alatriste, El último Catón, 1984 y Guardianes del falso edén son títulos imprescindibles.

 

Descubre más sobre el libro Senda de lealtad pinchando aquí.