Entrevistamos a Javier Fernández Jiménez

Javier Fernández Jiménez es un escritor madrileño nacido en el año 1978.  Con 15 años, tras haber vivido su infancia en Leganés, se mudó a Santander, y al tiempo volvió a Madrid, esta vez para instalarse en una urbanización a las afueras de Madrid, el Encinar del Alberche.

Empezó como escritor de cuentos cortos, poesía y microrrelatos que fueron publicados en un par de antologías y en algunos blogs. También escribió en prensa noticias culturales, de deporte o de cualquier tema que pudiera ser llamativo.

Entre sus cuentos cortos se encuentran algunos premiados como ¿Tú me habrías disparado?, La muerte del diablo, El buscador de colores, Un caballero valiente, Tres rosas rojas y una copa de coñac, Cruzando la conciencia... Aunque para él, sin duda, los mejores premiados no son sino a los que sus hijos han dado el visto bueno de una manera o de otra, como Lucía, la Jirafa, El Gorila Risueño y El Ratoncito que quería tocar la luna, entre otros.

Pero Javier no quiso que el mundo de la novela le fuera indiferente y lanzó obras como El Caballero Andante, El escudero del rey, El príncipe dormido, Un ejército para Hans, La tierra seca, Cuentos de Telluón, La noche del Cetrero y El mago de París.

Entrevistamos al polifacético Javier Fernández Jiménez

javier 5Cuéntanos cómo empezó esta larga carrera en el mundo literario,

 

 

¿Desde cuándo escribes? ¿Cómo fue el comienzo y por qué?
Creo que escribo desde siempre. No podría explicar bien por qué escribo o por qué me gusta hacerlo. A veces pienso que es una enfermedad congénita. Un gen interior inexplicable. Podríamos decir que llevo más de treinta años escribiendo con ganas de contar cosas sobre mí o sobre lo que me rodea. Ya en el colegio me apasionaban esos momentos en los que la profe de lengua nos pedía redacciones o cuentos. Estuve una buena temporada sin escribir desde el colegio hasta el instituto, pero ahí volví a tomar los cuadernos y los bolígrafos… y ya no lo he dejado, aunque escribo mucho menos de lo que querría o debería.
¿Qué tiempo le dedicas a escribir y cuándo? ¿Tienes alguna manía a la hora de hacerlo?
Me gustaría responder que todos los días busco un momento íntimo para escribir, pero no puedo hacerlo, por desgracia. Escribo a trompicones, a saltos. Hay días y semanas en los que escribo a todas horas y en todo momento. Pero también puedo estar varios días sin escribir una sola palabra. Aunque en esto de escribir se trabaja en todo momento, a veces escribiendo y en ocasiones viviendo y viendo lo que hay a tu alrededor, empapándote de cuanto te rodea.
No tengo manías (vamos, en lo de escribir, digo). Necesito saber que voy a disponer de tiempo para escribir, que no me van a interrumpir. Y, si puedo, amortiguo la luz y me pongo alguna banda sonora que me acompañe. Poco más.
Ya que has tocado casi todos los formatos de escritura ¿Con cuál te quedarías? ¿Cuentos cortos, poesía, microrrelato, novela...?
Me gustan todos. No hay uno por el que sienta predilección, pero el microrrelato me divierte mucho y me ayuda a estar conectado con mi escritura de un modo que en novela o en poesía me sería mucho más complicado. Creo que mi especialidad, si es que tengo alguna, son los cuentos cortos pero me gusta mucho el microrrelato.
Y respecto al género ¿Cuál te gusta más para escribir? ¿Y para leer?
La Fantasía es mi género, algo de lo que tienen la culpa personajes como Michael Ende, JRR Tolkien, Margaret Weis… tanto para escribir como para leer.
Digamos que es un poco diferente la escritura literaria a la escritura en prensa, sobre todo a las noticias deportivas ¿Por qué te decidiste a llevar secciones en la prensa escrita? ¿Y por qué la deportiva que nada tiene que ver con la literatura?
Sí, es muy diferente, pero estoy intentando conseguir que mis artículos sean lo más literarios posible. Me divierte eso de intentar lograr mi propio modo de escribir artículos. Empecé escribiendo artículos deportivos porque era entrenador de fútbol sala, jugaba, recorría casi toda la zona que cubre el periódico… y siempre me ha gustado estar informado de lo que pasa. Tuve la suerte de que un amigo pusiese en marcha un periódico que hoy es referencia y que ya ha cumplido más de ocho años de historia y de que él se acordase de que yo escribía y conocía algo sobre el deporte comarcal.
Entre tus cuentos cortos ¿Con cuál te quedarías? ¿Alguno que no haya sido premiado y que te haya dejado una espinita clavada por ello?
Tengo tantos… es muy difícil quedarse con un solo cuento. De hecho, los tengo desordenados y no sé muchas veces ni dónde están guardados. Me voy a quedar con dos que son muy especiales para mí, el primero es “¿Tú me habrías disparado?”, fue mi primer cuento escrito con las ganas de hacer algo en concreto, pensado con idea. Y gané un premio, para mí fue increíble aquello. Mi primer premio literario… Y también me quedo con “La escuela de Anna”, que es el último que he escrito y que también me ha regalado otro estupendo premio. Aunque se me ocurre que hay uno que, con un poco de suerte y de tiempo, pronto será una historia más larga, “El mago de París”.
Lo que más has escrito ha sido literatura infantil ¿Por qué te gusta escribir para este tipo de público?
¿Tus hijos han tenido algo que ver en que te explayaras sobre todo en esta temática?
Me gusta escribir para niños porque tienes que trabajar mucho para que todo parezca fácil y porque sabes sin ningún lugar a dudas si lo que has escrito está bien o no. Siempre he trabajado con niños, tanto en el fútbol como en muchas otras actividades, de ahí que me salga natural escribir para ellos. De todos modos, el nacimiento de Moisés, mi hijo mayor, desató mis ganas de escribir cuentos y poemas infantiles. Con el pobre Marcos no ha sido igual, pero no he dejado de idear aventuras para los más pequeños.
¿En qué ámbito de la escritura de los que has tenido la suerte de practicar te ves mejor?
Me siento comodísimo en el papel de hablar de la literatura, de los escritores. No soy periodista de estudios, aunque creo que sí de profesión después de casi una década infiltrado. Ahí me encuentro como pez en el agua. Difundir la escritura y la literatura, ahí estoy en casa.
Una vez empezaste con las novelas ¿Dejaste de lado los microrrelatos y la poesía? ¿O has seguido escribiendo un poco de todo?
La poesía es caprichosa, va y viene cuando le apetece. De todos modos no creo que sea un poeta, solo junto palabras en versos, eso de Poeta es algo muy serio. Con los microrrelatos, al menos en mi caso, es diferente, no sé si serán buenos o no los que escribo, pero me siento muy cómodo escribiéndolos y disfruto mucho con cada uno, porque son pequeñas historias o fotografías que sugieren historias.
No dejo nada, escribo de todo y según me apetezca. Incluso embarcado en una novela se me escapan cartas, cuentos, microrrelatos…
¿Cómo surgen las ideas de tus novelas?
De todo un poco. Un nombre escrito en un libro de registro. Una noticia. Los ojos de una niña… creo que cada historia surge de una inspiración extraña e imposible de elegir.
¿A cuál de tus novelas tienes un cariño especial? ¿Por qué?
Cariño a todas, por supuesto. A La Tierra Seca la quiero mucho, es una novela infantil con mucha poesía y mucho juego literario-poetico. Un ejército para Hans también tiene mucho de mí… en fin, no elijo, no elijo.
sir willfredo1Háblanos un poco de la última novela Las aventuras del Sir Wilfredo ¿Cómo surgió la idea de esta novela? ¿Por qué una serie ambientada en la edad media?
Wilfredo nació de otro cuento. Un cuento en el que había un caballero que intentaba cazar al dragón protagonista, tropezaba y… bueno, que no tenía éxito en su empeño. Pensé en crear un cuento corto para este pobre hombre y escribí Un caballero valiente, un cuento corto, pero el personaje me pedía más y empecé a escribir otro cuento que acabó convertido en esta historia… no fue premeditado lo de la edad media ni lo de la novela. Surgió.
Fue publicada por Ediciones Diquesí, es la primera novela que publicas mediante una editorial y con colaboración de un ilustrador ¿Por qué? ¿Fue todo como esperabas (la edición, las ilustraciones, la reacción de tus lectores)?
Fue mejor. Todo. Hasta ese momento siempre había publicado por mi cuenta por mi habitual impaciencia y por no haber intentado siquiera publicar con editorial. María José, la editora, me dio la oportunidad de hacerlo con Santiago y de disfrutar de un proceso que desconocía y que me ha encantado y fascinado. Espero poder repetir pronto con más historias, entre ellas las siguientes partes de Sir Wilfredo.
sir willfredo 2Para quienes no la hayan leído ¿Qué pueden encontrar en esta novela?
Fantasía, diversión, humor… una fantástica heroína y un hombre normal y corriente que termina luchando por realizar hazañas extraordinarias. Creo que también van a encontrar honor, valentía, amistad. Y dragones, orcos, trasgos y ogros, que siempre animan.
Se ha cuidado tanto la composición de esta obra que tiene hasta página web ¿Por qué? ¿Qué encontramos en ella?
Los libros ya no se pueden quedar en el papel, tienen que llegar a sus lectores y ser un punto de encuentro, un rincón en el que encontrarse con amigos. Wilfredo quiere ofrecer eso, llegar todo lo lejos posible y llegar a muchos lectores. En la página tenemos noticias, fotografías, cuentos, ilustraciones inéditas, encuentros con autores… todo lo que rodea a un libro como este, que es mucho y todo lo mejor que se puede.
Respecto a la radio, todos los programas de los que te encargas en Radio 21 tratan temas literarios, Castillos en el Aire, que habla de escritores y obras ¿Qué encontramos en este programa?
Castillos en el Aire es un magazine cultural, con la literatura como eje principal. A partir de ahí intentamos promocionar autores y libros, creadores cercanos, eventos culturales de todo tipo… y muy buen rollo, porque nos gusta demostrar que la cultura no tiene por qué ser elitista, es para todos y tenemos que disfrutar de ella con seriedad, pero con una sonrisa.
Y como no, uno dedicado a peques y jóvenes, Menudo Castillo ¿Qué tiene de especial este programa? ¿Qué temas se tratan?
Menudo Castillo es el reflejo infantil de Castillos en el Aire, nace con la misma premisa y con la misma idea, pero con todo lo relacionado con los niños y los jóvenes. Intentamos fomentar la lectura y la creatividad sin imposiciones, con unos aliados básicos a quienes enseñamos y de los que aprendemos, los propios niños.
javier 6Y el último, La Biblioteca Encantada,

 

 

 

 

¿Qué podemos escuchar en este si sintonizamos la Radio 21?
La Biblioteca Encantada es un capricho personal. Un pequeño programa nacido durante un verano. Un spin-of en el que un libro en concreto, un autor o un tema son tratados con el cariño, el tiempo y la dedicación que no podemos ofrecer en un programa tan vertiginoso y repleto como Castillos en el Aire. Podríamos afirmar que es un cuento selecto escrito cada semana mientras reposamos de la escritura más concienzuda pero menos reposada de Castillos en el Aire.
En uno de estos programas entrevistas a escritores ¿Cómo es esa entrevista de escritor a escritor? ¿Tiene algo de especial?
Yo solo procuro entender al autor que me visita, para eso me apoyo mucho en su obra y juego con sus propias armas para ofrecerle un espacio en el que disfrute y en el que me pueda contar todo lo posible sobre su creación. Creo que al escribir soy capaz de preguntar sobre asuntos a los que a mí me gustaría que me peguntasen o de acercarme a temas que otros entrevistadores no se acercan, no por falta de pericia (tenemos en España entrevistadores de auténtico lujo, sino por simple compenetración. Es de lo más divertido y ayuda a mejorar mucho a la hora de escribir.
En cuanto a tu labor de redacción en el periódico local y comarcal A21, cuéntanos sobre qué escribes y por qué te gusta la prensa escrita.
Me gusta contar, difundir. Lo que no se cuenta en estos días parece que no ha pasado. Me daba mucha rabia que se perdiesen asuntos en los que muchas personas trabajaban durísimo y que parecía que nunca habían sucedido. Llevo ya mucho tiempo dedicándome a la cultura de la Sierra Oeste de Madrid: teatro, concursos literarios, fotografía, presentaciones, eventos… aunque también escribo artículos de opinión o asuntos de actualidad. Me gusta la frescura y la atención que hay que poner para escribir en prensa escrita. Provoca en uno que tenga que tener todos los sentidos y que la respuesta de los lectores sea directa.
También eres Animador Socio-cultural ¿Cuál es tu función en este ámbito? ¿Por qué eliges esta labor?
Como decía antes, siempre he estado trabajando con niños. Actividades culturales, deportivas, medioambientales… ahora mismo me apoyo en este ámbito para cambiar mi mundo más cercano, ahora mismo a través del Taller de Radio y Animación a la Creatividad y a la Curiosidad Menudo Castillo. Aunque siempre he buscado cambiar un poco lo que me rodeaba y siempre he educado además de, por ejemplo, entrenado. Los niños que jugaban en mis equipos se llevaban recomendaciones literarias, tenían que sacar buenas notas para jugar…
javier 4Con tantas actividades ¿Consigues llegar al final del día? ¿Cómo es tu día a día? Imaginamos que será un no parar.
Efectivamente. No paro. Pero creo que he cogido una dinámica que me obliga a ir ocupando las horas. Hay días, eso sí, que parece que uno no sabe dónde está. Puedo dar una charla en un cole por la mañana, entrenar por la tarde y entrevistar por la noche. Parece una locura, pero lo disfruto mucho.
¿Te atreverías a decirnos algún plan de futuro? ¿O aun no tienes nada en mente?
Ahora mismo estoy empezando a cursar una titulación de locución de radio y televisión. Nunca está de más eso de seguir aprendiendo. Por lo demás, ya veremos, nunca se sabe qué deparará el futuro, eso es lo mejor del asunto.