Entrevistamos a Laura Santolaya, autora de P8ladas

Laura Santolaya es una dibujante navarra nacida en 1982 con residencia en Madrid desde hace unos años. Estudió Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad de Navarra. La propietaria del blog “Prohibido escuchar canciones ñoñas”  asegura que es autodidacta, que su método es “prehistórico”, pues nunca ha estudiado Bellas Artes ni Diseño ni cursos de Photoshop. Publica viñetas en la Red desde hace ocho años. La protagonista de sus viñetas es una versión “políticamente incorrecta” de ella misma y recrea escenas cotidianas en clave de humor.  En su blog mezcla sus tres amores: la ilustración, la música y el chocolate, gran enemigo de su álter ego. Sus ilustraciones acompañaron al cuento solidario Daniel y el guardián de la felicidad, cuyas recaudaciones fueron destinadas a la Asociación Balear de enfermos de Hungtinton.
En 2014 publicó su libro Los lunes me odian, donde la protagonista de su blog P8ladas (Pocholadas), una chica rebelde, incorrecta y algo canalla afronta su día a día en un “mundo perfecto” en el que el dinero y la belleza no importan y el trabajo, la dieta, la hipocresía y otras estupideces no tienen cabida. Representando todo esto mediante los lunes, que son lo que más odia.
Recientemente ha presentado su nuevo libro Crónicas de la adolestreinta, en donde describe con humor algunas de las situaciones más típicas a las que se enfrentan los treintañeros con la intención de provocar la sonrisa de los que están, van a estar o han estado alguna vez en los no tan felices Años Treinta. Añadir que Crónicas de la adolestreinta está teniendo una gran acogida desde su lanzamiento.
 

¿Cuándo y cómo empezaste a dibujar? ¿Al principio solo dibujabas o tus dibujos siempre han ido acompañados de una opinión manifiesta?

Siempre me ha gustado dibujar, sin embargo, empecé escribiendo. Cuando abrí el blog “Prohibido escuchar canciones ñoñas” escribía las cosas que me pasaban y las ilustraciones tenían un segundo plano, poco a poco los dibujos fueron ganando más fuerza y dejé de escribir.

Nunca me he considerado ilustradora, ya que no sé dibujar bien, por lo que en mis dibujos siempre ha primado el chiste sobre el dibujo y, por tanto, supongo que también mi opinión. De todas formas, que haga un chiste o viñeta sobre algo no quiere decir que yo piense eso, muchas veces las viñetas son situaciones que exagero.

¿Te inspiraste en algún personaje?

Sí en mí misma, creo que siempre he sido un poco personaje. Es broma. El personaje surge de una vez que intenté dibujarme a mí misma. P8ladas es una versión exagerada de cualquiera de nosotros.

¿Empezaste con el fin de publicar viñetas en las redes?

No, de hecho nunca pensé en hacerlo. Antes publicaba sólo en el blog de manera anónima, por eso creé ese pseudónimo. Lo de publicar las viñetas en las redes sociales surgió porque me aburría mucho durante una baja tras una operación de tobillo y después de muchas horas sin poder moverme en la cama con el ordenador en el regazo decidí probar a ver qué pasaba.

¿Cómo dibujas? ¿Cuál es tu mecanismo de trabajo? ¿A mano? ¿A ordenador? ¿Un poco de todo?

Antes sólo dibujaba a mano, no sabía utilizar programas de diseño y así comencé a hacer las primeras viñetas, que me costaba una barbaridad pasarlas a digital. Ahora, sin embargo, todo lo hago en la tableta o en el ordenador, reconozco que dibujo muy poco en papel, se coge mucha soltura y debería volver a hacerlo.

¿Cómo nace P8ladas? ¿Nació desde el principio de tus ilustraciones o fue un personaje creado después de varios intentos? ¿Por qué ese nombre?

P8ladas era el pseudónimo que creé para publicar contenido en internet y después se convirtió en un personaje. Nunca pensé en crearlo, así que supongo que surgió del primer intento, como te decía, de dibujarme a mí misma. El nombre viene de “pochola”, que era como me llamaba cariñosamente mi abuela de Pamplona y que significa bonita o graciosa. Siempre tuve cierta obsesión por el número ocho, así que de la mezcla de esas dos cosas surgió el nombre.

Cuando empezaste a publicarlas ¿Esperabas tanta trascendencia entre el público?

Desde luego que no. Jamás pensé que la gente, además de familiares o amigos, se identificaría tanto con las viñetas y con el personaje. Empecé con el blog en el 2008 y a publicarlas en Facebook en 2010, más tarde vino Twitter, Instagram en 2014 y ahora ya hasta tengo Snapchat.

¿Cómo te vienen las ideas para tus viñetas?

De cualquier manera, suelo tener muchas ideas en cualquier lado, mientras voy en el coche, cuando hago deporte, mientras como, cuando estoy con mis amigos… Depende. Si tengo que hacer algo sobre un tema concreto, lógicamente me documento e investigo mucho sobre ese tema. No me levanto de la silla hasta que no doy con una idea que me convenza.

Cuando te vienen las ideas ¿Las dibujas y publicas inmediatamente o eres paciente?

Depende, la mayoría me gusta dibujarlas al momento. No sé muy bien por qué, pero tengo la sensación de que si no las dibujo se me irán o dejarán de tener gracia, que eso es algo que también me pasa en muchas ocasiones.

¿Qué temas tratas y por qué?

No tengo temas concretos, hablo de las cosas que me apetece en cada momento. Relaciones, comida, redes sociales, pokemon… He hecho viñetas hasta de temas políticos o de actualidad. Reconozco que cuanto más difícil o más desconocido es el tema que tengo que tratar más me gusta pensar una viñeta. Durante mucho tiempo he intentado reírme de aquellas cosas a las que les damos una importancia desmesurada como el físico, la belleza, la comida o los selfies.

¿Cuáles son los más exitosos? ¿Y los más polémicos?

Las que más éxito han tenido han sido aquellas que hablaban de comida o de la obsesión por el físico y las más polémicas algunas que he hecho precisamente sobre esos temas y que publiqué en alguna revista de moda.

 “Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad” ¿Usas tu álter ego en las viñetas para decir todo eso que sería “políticamente incorrecto” que dijeras tú? ¿Realidad o ficción?

Esa es una frase que me inventé para que la gente que me conocía no me viera como la protagonista de mis historias. Evidentemente muchas de las viñetas que hacía se me ocurrían a partir de situaciones personales, pero desde luego no todas. Por otro lado, si, siempre me ha gustado mucho exagerar las situaciones o dramatizarlas en exceso hasta ridiculizarlas para hacer ver que a veces nos preocupamos demasiado por cosas que no tienen mucha importancia o, al menos, no tanta. 

¿Tienes algún método o rutina para dibujar? ¿Cuándo lo haces y dónde?

Me gusta dibujar en mi casa, tengo un pequeño estudio y ahí me paso muchas horas. Tengo que reconocer que soy un poco caótica, no  tengo un único sitio donde voy apuntando las cosas que se me ocurren, a veces lo hago en una servilleta, otras en un cuaderno, otras en un ticket de alguna compra…

La ropa y los colores con los que aparece P8lada ¿Cómo lo decides? ¿Siempre usas los mismos tonos? ¿Depende del tema que traten?

Suelo usar los mismos tonos, pero la ropa no es algo que me preocupe mucho en las viñetas. Me preocupa más el contenido o el chiste. Son como los Simpson, que siempre llevaban la misma ropa.

¿Surge primero el dibujo, primero la reflexión o a la par?

Generalmente el chiste es lo primero y luego busco una traslación gráfica, aunque a veces cuando hago el dibujo el chiste no lo veo claro y tengo que darle una vuelta.

¿Crees más importante la ilustración en sí o el humor?

Ambas son importantes, pero en mi caso lo es el humor. Nunca aprendí a dibujar ni me considero una buena dibujante o ilustradora. Mis recursos son muy limitados, se me da mal dibujar manos y pies y según con qué posturas las paso canutas. Por eso siempre preferí centrarme en el chiste.

P8ladas se hizo con un libro en 2014 ¿Imaginabas poder dedicar un libro a la graciosa protagonista de tus viñetas? ¿Cómo lo afrontaste?

Me resultó complicado porque fue una recopilación de cosas que ya tenía hechas, muchas de ellas muy antiguas con las que ya no me sentía identificada. Además, buscar un hilo conductor a ocho años de trabajo fue realmente difícil. Me costó mucho también porque al mismo tiempo trabajaba en una oficina y se me hacía muy complicado compaginar las dos cosas

Volviendo a la actualidad más inmediata, ¿qué esperas de Crónicas de la adolestreinta? ¿Esperas una acogida similar al fenómeno P8ladas?

Ojalá Crónicas de la adolestreinta tenga la misma acogida que Los lunes me odian. De momento, es un libro más elaborado y que he hecho desde cero. En mi opinión, en cuanto a contenido es mejor que el primero.

¿Planes de futuro? ¿Por el camino de los libros?

De momento en septiembre saldrá un libro que he ilustrado y ya estoy pensando en el siguiente, que será una vuelta a los orígenes y que mezclará textos, viñeta y mucha música.