Carlos Arroyo / El reflejo infinito

Carlos Arroyo Cobos nació en algún lugar de Castilla la Vieja cuyo nombre se ha quedado arcaico para los estudiantes de la ESO. Su edad frisa los cuarenta y cinco. Es un autor que ante cada encrucijada, carga sobre los hombros como consejeros a un don Quijote que le invita a la aventura y a un Sancho Panza que le sujeta: “Mire vuestra merced, que aquellos que allí se parecen no son gigantes sino molinos de viento.”
Conserva rasgos físicos de ambos. Es alto de cuerpo, entrecano, la nariz aguileña y algo corva como Alonso Quijano. Campea bajo el nombre de Escritor de la Triste Figura.
Pero también tiene rasgos del escudero. Gordo y, a veces, aspecto desaliñado con barba de varios días. Unas veces, astuto y con pocas sal en la mollera, otras. En ocasiones inicia un proyecto por amor a la aventura y otras veces, buscando gobernar alguna ínsula.
Ha publicado dos novelas hasta el momento, El adolescente que lloraba con las películas de kárate (2014) y Todo está bajo control (2015), y multitud de relatos en diferentes colecciones.

 

El reflejo infinito

¿Has dicho alguna vez que no podías dejar un libro? Cuidado. Esta novela no te dejará salir.

 

Octavio se siente atrapado por la lectura y ve desvanecerse una niebla entre las letras antes de encontrarse físicamente en la novela que está leyendo. Muchas dudas le asaltan, pero la más importante es ¿cómo saldrá de allí?

Comprar el libro

Precio del libro: 12 euros / Gastos de envío: 3 euros

Ejemplares