Acrónimos/Siglas

 

Un acrónimo es, por un lado, el término formado por la unión de elementos de dos o más palabras: teleñeco, de televisión y muñeco; docudrama, de  documental dramático; Mercosur, de Mercado Común del Sur. Por otro lado, también se llama acrónimo a la sigla que se pronuncia como una palabra: OTAN, ovni, sida. Es muy frecuente que estos últimos, tras una primera fase en que aparecen escritos con mayúsculas por su originaria condición de siglas (OVNI, SIDA), acaben por incorporarse al léxico común del idioma y se escriban con letras minúsculas (ovni, sida), salvo, naturalmente, la inicial cuando se trata  de nombres que exigen la escritura de esta letra con mayúscula (Unesco, Unicef).

 
1. Se llama sigla tanto a la palabra formada por las iniciales de los términos que integran
una denominación compleja, como a cada una de esas  letras iniciales. Las siglas se
utilizan para referirse de forma abreviada a organismos, instituciones, empresas,
objetos, sistemas, asociaciones, etc.
2. Tipos de siglas según su lectura
a) Hay siglas que se leen tal como se escriben, las cuales reciben también el nombre
de acrónimos: ONU, OTAN, láser, ovni. Muchas de estas siglas acaban incorporándose
como sustantivos al léxico común. Cuando una sigla está compuesta solo por vocales,
cada una de ellas se pronuncia de manera independiente y conserva su acento fonético:
OEA (Organización de Estados Americanos) se pronuncia [ó-é-á].
b) Hay siglas cuya forma impronunciable obliga a leerlas con deletreo: FBI [éfe-bé-í],
DDT [dé-dé-té],  KGB [ká-jé-bé]. Integrando las vocales necesarias para su
pronunciación, se crean a veces, a partir de estas siglas, nuevas palabras: elepé (de LP,
sigla del ingl. long play ‘larga duración’).
c)  Hay siglas que se leen combinando ambos métodos: CD-ROM [se-de-rrón, ze-derrón] (sigla del ingl. Compact Disc Read-Only Memory ‘disco compacto de solo lectura’).
También en este caso pueden generarse palabras a partir de la sigla: cederrón.